SR 600 Gravel

Super Randonee Gravel – Los Machacas

Presentación de la ruta

La SR Los Machacas nace con la idea de ofrecer al participante una imagen diferente de la geografía madrileña, recorriendo rincones escondidos donde poder disfrutar del entorno y la bicicleta. La aparición de las nuevas Super Randonées gravel, dan la oportunidad para conocer lugares recónditos de nuestro entorno y por donde la grupeta de los Machacas les gusta perderse. Los tramos de gravilla propuestos, son tramos no muy complicados, con un valor natural espectacular y, sobre todo, entornos tranquilos.

La ruta llevará al participante a conocer dos rincones especiales de la Sierra Oeste de Madrid como son: el embalse de Picadas y la pista del pantano de San Juan a Robledo de Chavela. Realmente son dos lugares excepcionales, tanto por su naturaleza como por su belleza.

Otro de esos rincones especiales de la Sierra Oeste/Norte de Madrid, es la zona del puerto del Malagón, Abantos y el Collado de la Mina, naturaleza en estado puro.
Posteriormente se continúa hacia el Parque natural de la Sierra norte de Guadarrama, donde el participante disfrutará de la conocida “Carretera de la República”.

Otro de esos lugares especiales de mención, es el Valle del Lozoya y Rascafría. La ruta llevará al participante por una senda paralela al embalse de la Pinilla hasta el pueblo de Rascafría y desde allí subir al puerto de la Morcuera por una de las pistas más bellas que hay en la Comunidad de Madrid.

La ruta llevará a la conocida como Sierra Pobre de Madrid y Sierra Norte de Guadalajara. Dos de las zonas más desconocidas y más despobladas. Cruzando por la pista hasta el pueblo de la Vereda, enclave precioso, uno de esos sitios de los que cuesta irse. Tramo espectacular.
Tras la zona de la Vereda, la ruta llevará al participante bordeando la presa del Vado a cruzar varios pueblos de la conocida Arquitectura de los pueblos negros de Guadalajara. Por último pero no menos importante, la joya de esta ruta……

El hayedo de la Tejera Negra en la Sierra de Ayllón. Desde el pueblo de Majaelrayo la ruta transcurre por una pista de tierra blanca hasta la merindad de Cantalojas donde el recorrido hace un bucle para disfrutar del entorno del hayedo y su grandiosidad para volver de nuevo a Majaelrayo. Es el último hayedo del sur de Europa.

El bosque de hayas tiene un ambiente de cuento de hadas por sus colores, sus musgos y sobre todo, su silencio. Sin duda, esta es una de las joyas de esta ruta y que ofrece al participante disfrutar de uno de los rincones remotos más desconocidos y con un valor natural impresionante.
Tras dejar la Sierra de Ayllón la ruta afronta sus últimos kilómetros por los pueblos de la Sierra Norte de Guadalajara y la zona del Vado (remanso de paz). Poco a poco el recorrido irá buscando la zona de Torrelaguna, Guadalix de la Sierra y finalmente la Ermita de los Remedios, último control de la prueba.
Es una ruta donde el ciclista tendrá la oportunidad de conocer lugares asombrosos y espectaculares, redescubrirá otras zonas frecuentes y, particularmente, con la seguridad de que será una experiencia totalmente nueva a lo habitual en las SR.
Un recorrido que pretende hacer hincapié en la naturaleza, la tranquilidad y, sobre todo, en exprimir a tope la experiencia.

Lista de honor

HomologaciónFechaNombreGéneroNacionalidadModoTiempo
ES-LM-R-131/03/2023MAGRO GODOY, JavierMEspañaRandonneur58:41:52
ES-LM-R-213/05/2023ÁLVAREZ MARTÍNEZ, MiguelMEspañaRandonneur42:57:08
ES-LM-R-322/09/2023FUENTES PICO, ManuelMEspañaRandonneur59:10:00
ES-LM-R-422/09/2023FERNÁNDEZ PÉREZ, RobertoMEspañaRandonneur59:10:00

Tramos de gravilla

El total de kilómetros de gravilla son unos 205 aproximadamente. En general son pistas en muy buenas condiciones para disfrutar de la naturaleza.
Tramo 1: De Sevilla la Nueva Km 63 al km 68
Tramo 2: Embalse de Picadas km 88 al km 95
Tramo 3: Pista GR10 pantano de San Juan KM 97 al 111
Tramo 4: Alto de Robledondo km 129 al puerto del Malagón km 134
Tramo 5: Camino hacia el Collado de la Mina km 140 al 148
Tramo 6: Bajada del Collado la mina mucha piedra del km 148 al 153. ¡¡PRECAUCIÓN!!
Tramo 7: Camino de los Lomitos, alto del puerto del León km 153 al 163 Cercedilla
Tramo 8: Carretera de la República km 168 al 191 Valsaín
Tramo 9: Cañada Real Soriana Occidental km 198 al 211
Tramo 10: Lozoya km 249 al 260 Rascafría
Tramo 11: Puente del Perdón km 262 al 276 puerto de la Morcuera
Tramo 12: Redueña km 307 al 311
Tramo 13: Atazar pueblo km 338 al 347 enlace con la carretera a Puebla de la Sierra
Tramo 14: Pasado las casas forestales De Montes Claros km 388 al km 416 la presa del Vado
Tramo 15: Majaelrayo km 436 al 503 Majaelrayo (bucle y último tramo gravilla).


IMPORTANTE:

  • Las fotos deben incluir fecha y hora de captura (revisa la configuración de la cámara de fotos de tu móvil para que al capturar la imagen, contemple esta opción).
  • Dichas fotos tienen que ser lo más fieles posibles a las descritas en el anexo 1 del reglamento.
Mapa y Perfil (pdf)Hoja de ruta (pdf) (xls)
Descripción controles (pdf)GPS (openrunner) (strava)
ReglamentoHoja exención de responsabilidades
Reglas Provence Randonneurs para SR
Super Randonnées – Rules for Riders (superrandonnees.org)
Lista SR en Provence Randonneurs
Super Randonnées – SR List (superrandonnees.org)
Antes de realizar la inscripción, por favor, lee reglamento y descripción de controles y asegúrate de tener los documentos necesarios (copia de licencia o seguro, hoja exención firmada, justificante transferencia)

8 respuestas a «SR 600 Gravel»

  1. Sirvan estas líneas para presentar la primera Super Randonneur Gravelera, auspiciada por el centenario Club Ciclista Chamartín que se desarrolla durante 400 km sobre asfalto y con unos 200 km en zona pista. Pocas veces he tenido el honor de ser el primero en algo pero un cúmulo de circunstancias han hecho que en estos días pudiera completar esta aventura personal, basada en la autosuficiencia y con el único deseo de disfrutar y conocer nuestro entorno.

    Nuestro pequeño mundo ya me había advertido del nacimiento de esta SR homologada y a sabiendas que serán más que la vayan apareciendo si que noto en está las manos de un diseño y trazado perfecto, con subidas espectaculares, bajadas desafiantes y un sinfín de paisajes que recorren nuestra Sierra del Guadarrama y una desconocida Guadalajara que no dejará impertérrito a nadie que venga a conocerla.

    Quizás falten motivos para animarte a venir, pero balconadas sobre el pantano de San Juan, desafíos junto a las motos en la Cruz Verde, cruce de caminos históricos en el alto de Malagón o en la serenidad del collado de la MIna. Abordaje al valle de la Fuenfría, pinares de Valsaín, poblaciones a lo largo del Lozoya, subidas siempre interesantes a Morcuera, ingenios humanos como la presa del Atazar, Sierra Pobre y arquitectura popular y la Hiruela como frontera al más allá, a lo desconocido, con un Jarama disfrutón, encastrado en la roca que se envilece y toma fuerza en la presa del Vado. Y el límite delante de los ojos… Se acaba el asfalto en Majaelrayo pero se abre una pista infinita que te lleva al más allá, allí donde nace todo, donde han llegado unos pocos, donde todo empezó y donde todo se conserva intacto.

    Empezad los preparativos, Jorge velará por vosotros. El resto viene grabado en la ruta. No hay que preocuparse de nada más. Solo de disfrutar.

    Prueba realizada entre el 31 de marzo y el 2 de abril de 2023

  2. Si la experiencia me ha hecho aprender algo a fuego es que las pruebas de gravel son un mundo aparte. Las medias no valen, los vatios tampoco valen y tan solo son válidas las dosis de paciencia. La delgada línea roja entre dejarse los empastes en una bajada e ir dando llantazos es demasiado fina y aún más todavía en una prueba tan larga.

    La idea era salir temprano y ver a qué hora se podría llegar al refugio de la Morcuera y si apetecía dormir allí o no. Salgo a las siete de la mañana y los primeros 100 kilómetros hasta empezar a subir el embalse de San Juan son un calentamiento perfecto, especialmente en una mañana tan fría. Pista buena que nos deja prácticamente en Robledo de Chavela. Desde aquí continuamos por carretera hasta la Cruz Verde, no sin antes meterle comida al cuerpo y ponerse de corto, no por mucho tiempo ya que el aire que soplaba hacía que la sensación térmica fuera muy baja. Coronado el puerto la Cruz Verde nos vamos a por Abantos por una pista de tierra con una subida dura y con una bajada donde había que ir con cuidado por la piedra suelta. Hecho Abantos bajamos como un rayo hasta el cruce que nos lleva a la parte final de La Mina por una pista en perfecto estado. La mina es de esos puertos sorpresa, tres kilómetros al siete de media decía el Garmin, creo que aún se está muriendo de risa el GPS, madre del divino verbo, vaya tramejo largo por encima del doce y trece por ciento. Esquivado el gancho y pasado el susto bajamos con mucha calma hasta el Puerto del León y desde ahí seguimos bajando hacia Cercedilla. Ambas bajadas por pista son complicadas debido a la piedra suelta y a los regueros. En La Dehesa cogemos una pista preciosa en subida que nos lleva al quinto punto de control para bajar por pista y asfalto hasta la Pradera de Navalhorno. En este momento ya me doy cuenta de que voy muy justo de ropa y que la noche se presenta perruna. De camino a Navafría por una pista con unos repechos guapos de esos que te hacen saltar el corazón, y no de alegría precisamente, mi cabeza no las tiene todas consigo. Sopla viento con fuerza, llevo algo de frío y aún es temprano, y me cuesta sacudirme de encima las dos últimas noches de la Transibérica pasada: ¡Qué necesidad hay de pasar tanto frío! Poco a poco llego al puerto y por fin el aire da de culo y puedo subir cómodo y rápido hasta la cima. Puerto fácil y sencillo sin grandes rampas con una bajada super rápida hasta Lozoya que me hiela hasta los huesos. Compra rápida para cenar en el refugio y algo calentito para templar el cuerpo y llenar un poco el estómago. Con la noche ya encima me dirijo a Rascafría, doy más vueltas que una peonza buscando el sendero que me debe llevar hasta Oteruelo, después de saltar un par de muros de ida y de vuelta buscando el sendero dimito y me doy la vuelta hasta la carretera y desde allí hasta Rascafría para subir la Morcuera por una pista muy compacta y bastante limpia. Sin rampas excesivamente duras llego al refugio y me llevo una sorpresa agradable, han dejado un poco de leña apilada y hay pastillas para encender el fuego que hacen todo más sencillo. Cenita rápida y, con el estómago lleno y el cuerpo caliente, seis horas de sueño.

    Me levanto ya casi tiritando de frío, son las cinco de la mañana y el frío que hace es considerable, me coloco la manta térmica en el pecho y subo los últimos cuatro o cinco kilómetros hasta la cima, bastante cómodos la verdad. Con la manta térmica a modo de periódico en el pecho, como a la antigua usanza, bajo la Morcuera mucho mejor de lo esperado y en Miraflores encuentro la gasolinera ya abierta para un cafecito y algo dulce para poder abrir el estómago y desayunar. Hasta el Atazar vamos haciendo camino, en su gran mayoría por carretera. En el único camino que nos encontramos, entre Cabanillas y Torrelaguna, hay que volver a tener cuidado con la bajada debido a la piedra suelta. Camino de El Atazar voy echando cuentas de lo que queda y realmente es menos de la mitad de los kilómetros ya pero con bastante más acumulado, teniendo en cuenta que a partir de Tamajón ya no hay muchas dificultades montañosas (o eso creía en aquel momento). Las vistas de la pista que lleva desde El Atazar hasta la Carretera de la puebla son increíbles, aunque lo mejor es poner los ojos en el camino y no en el fondo del valle. Avituallamiento en La Puebla y para arriba, puerto durete especialmente hacia el final y nos vamos encaminando hasta la Hiruela y el par de “repechillos” que nos llevan hasta el cruce que conducen a la Vereda por una pista. Pista es algo genérico, en este caso la bajada estaba muy blanda debido a el polvo y la arena y la subida igual. Esta pista se hace dura, cuesta que la bici avance y lleva bastante rato coronar. Después la bajada hay que hacerla con mil ojos, se puede bajar “rápido” pero hay algún tramo en el que las piedras nos pueden jugar una mala pasada y darnos un buen susto. Ya pasado el punto de control de La Vereda, un pueblecito superpequeño y que merece mucho la pena visitarlo, continuamos bajando un poco y volvemos a hacer una subida por pista durilla que nos lleva en bajada hacia el Pantano del Vado. En este tramo ya se intuye que el aire va a dar de cara hasta la subida del Pico Ocejón. Y madre del divino verbo, manera de soplar hasta coronar. Por fortuna, la pista está perfecta, impecable. Subo rezando para que cuando baje sople igual de fuerte y en la misma dirección. La subida no es dura, pero con el viento en contra se hace pesada, especialmente la segunda subida, justo después de la primera bajada larga, ya que los trabajos forestales han reblandecido la pista y junto con la pendiente hace que aumente la dureza. El último tramo de subida antes de encarar la parte más bonita del recorrido es muy sencilla y enseguida nos plantamos en el cruce que nos lleva a dar una vuelta por el hayedo. De esta parte no diré nada para que la gente vaya y lo conozca. Una vez en Cantalojas, el final está ya muy cerca, solo queda subir lo bajado anteriormente y poco más. Bajando hacia Majaelrayo ya siento el aire de culo y ya podía ver casi Colmenar desde aquí. Los últimos 100 kilómetros con el aire a favor se hacen rápido y cómodos a pesar de un par de emboscadas en la Puebla del Vallés y Valdesotos, nada teniendo en cuento todo lo que hemos hecho hasta este punto.

    Como resumen, tan solo puedo decir que esta prueba está entre las más difíciles que he hecho, y ya llevo unas cuantas. Este tipo de pruebas no tienen nada que ver con una SR de carretera. Las pistas añaden un plus de dificultad e incertidumbre que las hacen especiales. Por ello, mi consejo para esta prueba es llevar con uno una buena dosis de paciencia para completarla.

  3. Hola Miguel,
    Muchísimas gracias por tus impresiones y por participar en esta prueba.
    Un abrazo

  4. *** Crónica de la Súper Randonee Los Machacas ***

    Teníamos marcada esta prueba y llevábamos Manuel y yo todo el mes de septiembre esperando el momento idóneo para acometerla. El fin de semana no pronosticaba lluvias y nos liamos la manta a la cabeza.

    Salimos el viernes a las 5:15 de la plaza de toros de Colmenar Viejo con la incertidumbre de qué nos encontraríamos en la variante que tuvimos que tomar para cruzar Aldea del Fresno tras la riada y derrumbe de sus puentes de acceso. Hicimos unos 10km de más por unos caminos con bastante arena (parecía una playa ) y nos penalizó un poco el acercamiento a la presa de Picadas donde aprovechamos a desayunar con la compañía de Santy que nos acompañó durante varios kilómetros de la prueba. El entorno de la playa de Madrid o embalse de San Juan tenía unas vistas espectaculares y nos iba acercando a la zona del Escorial para bordear por la sierra de Ávila y cercanías a Peguerinos que tan buenos recuerdos me trae por haber ciclado por allí hace más de 10 años.

    Una vez que coronamos el collado de la Mina, tuvimos que tener cuidado con la bajada que comunicaba a la general que lleva a Cercedilla dado que el estado de la pista estaba algo rota aunque con buenas escapatorias. Una vez en la carretera, cogimos la pista que comunica directamente con Cercedilla donde teníamos previsto comer a eso de las 16:30. Varios tramos algo rotos llegando a la verja que hay que abrir casi llegando al pueblo.

    Tras comer allí nos dirigimos al camino de la republica que atraviesa un bosque precioso. Los caminos van pesando y la tarde se nos echa encima. Comienza a anochecer y nos queda un último tramo de pista, pasado San Ildefonso, no muy complicada para salir a la carretera que nos dejaría a pie del puerto de Navafria y ya solo nos quedaría llegar al hotel de Lozoya abrigados con toda la ropa que llevábamos a 2° de temperatura en la cima.

    La segunda etapa comenzamos a las 6 con una pista no demasiado complicada que nos llevaba a Rascafría. Aquí tuve uno de los momentos más chulos de la prueba dado que a parte de mi despiste habitual no había hecho los deberes y nada más alejarnos del pueblo, vi que el track se dirija hacia el noroeste y la general de Cotos seguía recta… con el paso de los kilómetros por una pista en varios tramos algo rota pero en un paraje que nos fue apareciendo ante nuestros ojos al ritmo del amanecer, nos vimos de repente situados en la escalada del alto del perdón que comunica nada menos que con Morcuera! Brutal las imágenes grabadas en la retina y los senderistas y seteros se preguntarían que habían madrugado poco dado que ya había dos bicicleteros por allí

    Una vez llegados a la cima de la Morcuera descendimos por carretera a Miraflores donde desayunaríamos. ¡Qué recuerdos de haber vivido de alquiler dos años en Pedrezuela!

    Seguimos camino del Atazar que al ser terreno conocido pude hacer de guía a mi compañero y darle la brasa un rato jjjjj El tramo de acceso por el canal de Isabel segunda que comunica a la carretera entre la Cabrera y Torrelaguna está algo destrozado por el agua, aunque con precaución se baja bien.

    Las vistas de aproximación a la presa del Atazar siempre son de quitar el hipo independientemente del agua que pueda albergar está mega construcción. Aprovechamos a comer allí en el restaurante del control, sitio típico de tapeo de turistas y madrileños que aprovechan a escapar del centro el fin de semana.

    La pista que tomamos a continuación sigue siendo ancha y con escapatorias pero en algunas zonas hay roderas del agua y algún que otro piedrolo. Las vistas quitan hierro al asunto. Teníamos que ir sumando kilómetros para acercarnos a Puebla de la Sierra y en aquel momento al comentar con Manuel que también había realizado la SR de Guadarrama, caigo en la cuenta de que estábamos haciendo el recorrido inverso desde el Atazar hacia el puerto de la Hiruela. Las panorámicas siguen siendo “acongojantes”

    Nos aproximamos al largo tramo de pista de la Vereda: un pueblo negro pequeño típico de la zona construido con pizarra. ¡Impresionante! Este tramo está bastante roto y posiblemente haya vivido tiempos mejores. La bajada hacia el embalse del Vado que nos conectaría con Campillejos fue divertida aunque para mí entender algo técnica y para BTT. Pista ancha y a tirar de neumáticos y frenos y derrapadas en el último momento antes de entrar en curva

    Llegamos al hostal sobre las 21 horas y nos esperaban para cenar y descansar algo para al día siguiente comenzar la escalada hacia la Tejera Negra a eso de las 3:40 Teníamos por delante un bucle de 80km con 2100m de ascenso y la mayor parte por caminos y pistas. Una vez ascendido por carretera hasta Majaelrayo, al atravesar este pintoresco pueblo negro cogimos una pista de grava blanca muy rodadora que nos conectó con varias subidas y bajadas con porcentajes exigentes que en algunos casos estaban con bastante piedra suelta y había que tener cuidado bajando de noche y atentos por si salía algún bicho de visita. Yo opté por hacer de DJ como en otros brevets y poner música a tope de Boney M. Algún pastor de la zona seguro que se marcó unos bailables al escuchar Rasputin y Daddy Cool a esas horas en mitad de la noche

    Una vez llegamos al parque natural de la Tejera Negra, accedimos por su ascenso derecho a una temperatura de 5° y al hacer el giro para bordear por el río, paralelo a la subida, la temperatura descendió a 0° y el amanecer quitó algo de tibieza al momento.

    Con el sol ya calentando nuestros entumecidos músculos fichamos en el control de Cantalojas y nos encaminamos al estupendo desayuno que nos esperaba en la casa rural. Llegamos a las 10:30 y ya desde allí sabíamos que lo que nos quedaba era casi en su totalidad carretera ciclable, aunque cuidado que en los 90km de aproximación hasta Colmenar ascenderíamos todavía 1100m. Tamajón, Valdesoto, Patones donde aprovechamos a comer y en breve divisar de nuevo la Pedriza que nos esperaba majestuosa para bordearla desde Torrelaguna pasando por Guadalix, el cruce de Pedre que fue mi casa hace unos años y que tantos recuerdos me traía.

    Llegados a la plaza de toros de Colmenar, dimos unos capotazos y empezamos a olvidar algunas de las penurias pasadas o la falta de sueño.

    Mi recomendación es llevar tubeless en la montura que se decida utilizar. Las pistas y la alta montaña no aseguran que el paso del tiempo y las circunstancias no afecten al estado de las mismas. Creo que sería recomendable tener un mínimo de experiencia y manejo con una bicicleta de monte, dado que podemos encontrarnos con alguna bajada estropeada y pasar algún mal rato innecesario. A ser posible, intentar también llevar un peso ajustado entre montura y equipación y eso si, no escatimar en la ropa de abrigo ya que vuelvo a repetir estamos en alta montaña en muchos puntos de esta preciosa prueba. Enhorabuena Machacas por este nuevo recorrido de naturaleza mixta

  5. SR Gravel Los Machacas 600 kms con 200 de gravel y 11400+
    Llevo 22 SR con esta, algunas más difíciles por distintas variables como desnivel, rampas duras, climatología, etc; pero esta es especial puesto que tiene 200 kms de caminos o sendas. Empezaré por el final, es muy recomendable y prudente no hacerla en solitario, tener ciertas dotes técnicas en btt y hacerla en modalidad cicloturista para no ir preocupado del tiempo máximo 60H en modalidad randonneur, ambas fórmulas tienen la misma validez y homologación.
    La hicimos Roberto Pérez y yo, ya compartimos unas cuantas, con bicis btt horquilla suspensión y cubiertas rodadoras, para no penalizar demasiado en asfalto. Teníamos intención de hacerla el primer fin de semana de Septiembre; pero la climatología nos hizo retrasarla prudentemente, hasta 22-24 septiembre. Nunca antes había estudiado tan a fondo una SR previamente, aquí hubo que buscar alternativas para poder pasar la zona de Villamanta- Aldea del Fresno tan dañadas por la DANA.
    Comenzamos a las 05:15, después de dormir fatal, imagino por los nervios, para no tener problemas de tráfico y llegar a una hora razonable al hotel previsto en Lozoya (km 249). Los primeros 61 kms hasta el segundo control (Sevilla la Nueva) son todo carretera y poco desnivel; pero tuvimos viento en contra, aun así, íbamos bien de ritmo.
    Desde aquí cogimos una alternativa para llegar a Aldea del Fresno indicada por Santy Mozos, que nos acompañaría unos cuantos kms durante la mañana, un gran anfitrión y mejor persona, mil gracias por tus atenciones.
    Esos caminos de alternativa no eran muy aptos para novatos en btt, el primero con arena como en la playa, lo cual obligaba a bajarse de la bici, el siguiente, desde Villamanta hacia Aldea del Fresno, muy castigado por las últimas lluvias. Esta es la pasarela temporal por donde poder cruzar el Alberche.
    Desde aquí un tramo de asfalto hasta el pantano San Juan donde nos metimos un buen desayuno acompañados ya por Santy. A partir de aquí ya empieza el desnivel más serio subiendo la Cruz Verde enlazado con La paradilla por donde nos seguí perjudicando el viento. caminos hasta pista y Collado de la Mina, que tienen mucha piedra suelta y regueros profundos de las tormentas caídas recientemente, la bajada al puerto del León no es apta para novatos, es muy complicada. Después de unos kms de bajada por asfalto volvemos a otro camino que nos lleva en bajada a Cercedilla (km 163 + 10 por los desvíos), también bastante roto, donde comimos con una compañera mía de trabajo ya jubilada, una gran emoción encontrarnos después de diez años sin vernos.
    Ya era bastante tarde, salimos y encaramos la subida por Las Dehesas, carretera de la República y puerto Fuenfría.
    Bajada rápida hacia Sal Ildefonso y camino de Torrecaballeros, vamos paralelos al pueblo por el camino de La cañada por donde nos empieza a anochecer. Es un camino fácil donde tenemos que abrir una verja y vadear un riachuelo que nos cubre los pies. Ya carretera hacia Navafría, subir el puerto de noche con baja temperatura y descenso rápido a Lozoya donde llegamos al hotel Ciclolodge a las 23:30 con 260 kms por el añadido y 4500 mts +.
    Cena rápida y a descansar todo lo posible. Este hotel es de dos socios ciclistas y con muchas comodidades para nosotros, nos lo encontramos dos veces más por la ruta, no debía creernos de lo que estábamos haciendo, y querría comprobarlo, Jajaja.
    Arrancamos la segunda jornada a las 06:15 después de dormir mal las cuatro horas de cama. Salimos con la incertidumbre de que haremos en la zona del hayedo, si antes ó después de dormir, tenemos hotel en Campillejo, son 180 kms ó 260 si hacemos el hayedo antes de dormir, en ambas opciones, tocará hacerlo de noche. Comenzamos por unos caminos fáciles hasta Rascafría, allí desvío y ya nos metemos a hacer la subida del Perdón por unos caminos bastante tocados por las lluvías, foto en control del refugio Aguilón (km 272), donde las temperaturas eran de 1 grado, para seguir subiendo y hacer un par de kms por asfalto en La Morcuera.
    Bajada rápida a Guadalix donde nos metemos un buen desayuno para entrar en calor.
    Seguimos por asfalto hasta Cabanillas (control 303). A partir de aquí el track nos engaña y mete por un camino sin salida ciclabe ni a pie. Buscamos la alternativa para volver al track, que era un camino de piedras.
    Salimos a un tramo de carretera cortada al tráfico por un rally, están en los preparativos y pasamos sin problemas. Llegamos a Torrelaguna y seguimos subiendo hasta el Atazar, punto de control en el Mesón Atazar (km 338), donde comemos y nos encontramos de nuevo al del hotel Ciclolodge. Se estaba de cine en la terraza al sol; pero hay que seguir por un camino bastante roto por Robledillo de la Jara, La puebla, observando la grandiosidad del embalse del Atazar que está con un nivel bajo de agua.
    De nuevo un camino en subida bastante roto y acometemos una de las bajadas más complicadas de la SR, larga, con muchas piedras sueltas y regueros de las lluvias hasta La Vereda (control 405).
    Ya tenemos dudas de poder hacer el hayedo antes de dormir, vamos bastante cansados y decidimos llegar al hotel lo antes posible por una carretera estrecha y rota hasta el cruce de Tamajón donde ya es una autopista, llegando a las 21h con 180 kms y 3500+. Una buena cena y decidimos arrancar a las 03:45 para tener margen de acabarla en 60H.
    Comenzamos la tercera jornada más descansados, fue un acierto dormir antes a pesar de perdernos quizás la zona más bonita de esta SR, desde Majaelrayo son 70 kms de caminos con piedras sueltas; pero ya parecen autopistas comparados con los anteriores, salvo alguna curva peligrosa. Hay fuertes subidas y bajadas; pero se va haciendo camino. Nos amanece justo en el bucle del hayedo.
    Hacía mucho frío, 1 grado. Seguimos hasta el control de Cantalojas y no encontramos nada abierto. Toca tirar hasta el hotel donde dormimos y nos ponen un buen desayuno incluido en el precio de la habitación. Los 80 kms con 2000 mts + de estos caminos, nos llevó 6h y media, la mitad nocturnos.
    Desayunando, les contamos por donde nos metimos y no dan crédito, la zona de La Vereda no la consideran ciclabe, solo les hablan de esa senda a los que van a pie, tuvieron que rescatar muchos coches atascados.
    Después de un reparador desayuno con una grata conversación con los dueños de la casa rural, nos ponemos en marcha a las 11:15 para afrontar los últimos 86 kms por asfalto ya. Algún puertecillo quedaba incluido uno de 6 kms a falta de diez para finalizar. Nos dio tiempo a comer algo, siempre con el horario en la cabeza y conseguimos acabarla en 59H 10’. Esta tercera jornada hicimos 171 kms con 3200 mts +.
    Finaliza donde empieza, en la plaza de toros de Colmenar Viejo.
    Una SR diferente, con paisajes espectaculares que no pude disfrutar como se merecían, por eso aconsejo una vez más hacerla en modalidad CICLOTURISTA.
    Gracias a mi compañero de ruta, a los organizadores, a vosotros por los ánimos y a la familia como siempre.
    Manolo Fuentes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.